Un año de prisión contra acusado en la muerte de joven rumana

La fiscal del Distrito Nacional aseguró ayer que el imputado Gabriel Villanueva Ohnona, contra quien se dictó un año de prisión preventiva por la acusación de asesinar a la joven Andreea Celea, trató de borrar y ocultar evidencias de la escena del crimen.

A juicio de Yeni Berenice Reynoso, el Ministerio Público tiene pruebas en su poder que demuestran que el imputado trató de borrar y ocultar evidencias de la escena del crimen, las cuales no citó. La fiscal, quien subió a la audiencia de medida de coerción en contra del imputado, afirmó que el tiempo solicitado es suficiente para demostrar la culpabilidad de Villanueva Ohnona, al tiempo de reiterar que las pruebas que el imputado trató de desaparecer  demuestran que fue un “asesinato”.

“Evidentemente que el Ministerio Público tiene pruebas suficientes para sostener sus teorías del caso. La Fiscalía ha hecho la imputación de que esto es un asesinato (…) No solo es la gravedad de los hechos, el Ministerio Público tiene evidencias que demuestran que el imputado robó evidencias de la escena del crimen y que trató de destruir pruebas importantes para el proceso”, acotó la fiscal al salir de audiencia.

Mientras, el juez del juzgado de Atención Permanente del Distrito Nacional, José Alejandro Vargas, encontró méritos para enviar al centro de Corrección y Rehabilitación al imputado Villanueva Ohnona, por un período de un año, tras acoger el pedido del Ministerio Público.

A la salida del tribunal el abogado del imputado, Marino Elsevif Pineda, se mostró de acuerdo con la prisión preventiva en contra de su cliente, ya que a juicio se garantiza al Ministerio Público seguir a cabo la investigación.

El jurista aseguró que es un tiempo prudente el que otorgó el juez de Atención Permanente para que el Ministerio Público realice una investigación objetiva en torno al caso de Andreea Celea, de 21 años, quién murió el pasado sábado al caer de un octavo piso.

Mientras que en momento en que trasladaban al imputado a la cárcel preventiva del Palacio de Justicia de Ciudad Nueva, bajo estricta medida de seguridad, las emociones de indignación, furia e impotencia no se hicieron esperar por parte de los amigos de la víctima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nueve + 10 =