Al menos seis mujeres han fallecido a manos del bisturí durante 2017

Carolina Pichardo
Santo Domingo

En los últimos 11 meses del 2017 se han registrado en el país al menos seis casos de muertes de mujeres entre 25 y 36 años por cirugías estéticas.

La mayor parte de las víctimas muere en medio de la operación u horas después de someterse al proceso quirúrgico. Según registros periodísticos, los casos más comunes ocurren por una liposucción, aumento de senos y glúteos.

La mitad de las víctimas vinieron de otros países a operarse.

La última tragedia que se dio a conocer en República Dominicana relacionada al mundo del bisturí fue la del pasado sábado 11 de noviembre en la provincia Monseñor Nouel.

Claribel Abreu Moreno, de 34 años, murió días después de una liposucción. Sus parientes reclamaron que su muerte fue por mala práctica médica porque antes de su operación realizada el siete de noviembre, la joven tenía un buen estado de salud.

Moreno dejó a dos hijas de 3 y 14 años en la orfandad. La mujer residía en el municipio de Maimón.

Emmy Duvergé, de 36 años, falleció tras realizarse una lipoescultura. El 17 de octubre vino al país desde Estados Unidos a operarse con el médico Enmanuel Mallol, quien presuntamente le hizo más de cinco procedimientos quirúrgicos.

En agosto, Mariela Martínez, de 31 años, quien residía en el barrio María Auxiliadora, se sometió a una lipoescultura presuntamente en la clínica del doctor Edgar Contreras.  El mismo médico desmintió esta versión a causa de que supuestamente se encontraba en Estados Unidos al momento del hecho.

El tres del mismo mes, luego de sufrir dos infartos provocados por un edema pulmonar, la mujer murió.

A finales de julio una joven de 28 años vino al país desde Estados Unidos a someterse a una cirugía estética y cuando le estaban aplicando anestesia falleció en un centro de salud de La Vega.

Los parientes de Keldys Somelis Díaz Castillo pidieron a las autoridades que investigaran las circunstancias del hecho, pero el centro médico nunca se clausuró ni hubo mayores investigaciones.

Una jamaiquina murió en Santiago el pasado mes de marzo mientras era sometida a una liposucción. Tracy Dixon, de 37 años, fue operada en la clínica Bella Forma, del sector Jardines Metropolitanos.

Al igual la estadounidense Janelle Edwards, de 25 años, murió en el Bronx semanas después de haberse operado para un aumento de los senos, un abdominoplastia y aumento de glúteos en Santo Domingo.

La joven dejó en la orfandad a dos hijos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis + 10 =